Muere mujer que fue quemada por pastor para “liberarla del demonio”

La mujer tenía inconvenientes piscológicos mas un pastor evangélico decretó que era una hechicera y había de ser liberada, con lo que la desvistieron, le prendieron fuego y la lanzaron a un acantilado en Nicaragua

Socorristas socorren a Vilma Trujillo , de veinticinco años, que murió el día de hoy tras ser quemada y lanzada a un acantilado por un pastor evangélico que aseguró que estaba endiablada y había de ser liberada en el fuego. (Cortesía del periódico La Prensa, de Nicaragua)


Nicaragua llora el día de hoy por el resultado mortal de un acto de fanatismo religioso. La nicaragüense Vilma Trujillo García, de veinticinco años, murió el día de hoy en la madrugada en un centro de salud de Managua después de que fue quemada y lanzada a un acantilado en una recóndita comunidad de la Zona Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) por un pastor de una denominación religiosa evangélica que aseguró que estaba atrapada por diablos y había de ser liberada en el fuego.

En un hecho que trascendió el pasado miércoles veintitres de febrero, Trujillo estuvo atada y desnuda a lo largo de más de 9 horas en un fogata a la que fue lanzada por un pastor evangélico, identificado por los medios nicaragüenses de prensa como Juan Gregorio Rocha Romero, con el alegato de que estaba endiablada y había que desposeerla y purificarla en las llamas del despeñadero.

El caso se registró en el poblado de El Cortezal, en la zona de Rosa, de la RAAN, conforme la información oficial.

Rocha habría sido ayudado por otras 4 personas, todos miembros de la iglesia Reunión de Dios y detenidos desde el viernes pasado, confirmó este martes el letrado nicaragüense Pablo Grutas, consultor legal de la (no estatal) Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua (CPDH) a una consulta de Estado Ateo.

Rocha negó este martes las acusaciones en contra suya mas en declaraciones a cronistas en Managua, a donde fue llevado por policías con los otros 4 sospechosos para someterlos el proceso, insistió en que la mujer se lanzó a las llamas. “Ella estaba endemoniada”, afirmó, y agregó que la mujer “se suspendió y cayó en el fuego”.

En estado de coma y con quemaduras en prácticamente el ochenta por ciento de su cuerpo, la mujer fue llevada a un hospital de Rosa y el veintitres de febrero fue trasladada vía aérea a un centro de salud de Managua, donde murió en la madrugada de este martes.

Grutas explicó a este diario que supuestamente el caso ocurrió el pasado veintitres de febrero mas que tampoco hay precisión con la data. Para llegar a la zona donde se registró el acontencimiento hay que hacer un difícil viaje por lancha y en mula, narró.

“En esas zonas hay cuadros severos de histeria colectiva”, relató.

“Cuando las personas presentan dificultades siquiátricas, la población de ciertas zonas rurales de Nicaragua lo que hace es que las asocia a que están poseídas por los diablos. En lugar de agotar un tratamiento científico, con especialistas en salud mental, las llevan a un sacerdote católico, que son más cautelosos, o bien a un pastor de ciertas congregaciones religiosas”, contó Grutas.

“En este caso, a esta joven la llevaron a una congregación evangélica cristiana, donde asociaron los inconvenientes que presentaba a que estaba poseída por diablos. El pastor afirmó que era una hechicera y que había que aplicarle ese tratamiento. Fue entonces cuando le prendieron fuego con algún género de combustible”, aseveró, basado en informes que ha recabado en los últimos días.

Por su lado, el nicaragüense Reynaldo Peralta Rodríguez, esposo de la joven y ahora viudo, declaró al periódico La Prensa, de Managua, que se trató de una acción “imperdonable y dolorosa” contra Trujillo. Peralta notificó que estuvo fuera de su hogar desde comienzos de febrero por obligaciones laborales.

“Mi esposa pasó 8 días encerrada en esa congregación y afirma la hermana de Vilma, que estaba ahí, que para quemarla unieron unos tucos de leña y la amarraron cerca del fuego y después la empujaron desnuda”, agregó, al explicar que la mujer presenta quemaduras en una parte del semblante, como en piernas y brazos y daños en diferentes órganos.

“Para mí, mi mujer no estaba endiablada. A ella lo que le hicieron fue una brujería, pues tomaba un antídoto que le dio un hombre, quien ahora la familia de Vilma me contó que la había violado y desde el momento en que empezó a tomar eso cambió un tanto conmigo”, describió el viudo, quien tiene identificado al supuesto violador.

En este confuso escenario y con detalles aún ignotos, existen informes de que la familia de la mujer supuestamente fue conminada de muerte en la comunidad de El Cortezal y estaría buscando emigrar de ese lugar. La situación convulsionó a un país que, como Nicaragua, tampoco es de los más violentos de América Central ni padece la delincuencia que golpea a Guatemala, Honduras y El Salvador.