¿Por qué suspenden la actividad de los Testigos de Jehová en Rusia?

El 5 de abril, el Tribunal Supremo de Rusia tomará la decisión final sobre la organización y su funcionamiento en el país.

Este veintitres de marzo, el Ministerio de Justicia de Rusia suspendió la actividad de la sede local de los Testigos de Jehová. La organización, natural de EE.UU., ha sido incluida en la lista de entidades religiosas y públicas cuyo funcionamiento ha sido interrumpido por ejercer actividades extremistas.


La suspensión va a estar actual hasta el cinco de abril, cuando el Tribunal Supremo considere el caso y emita una resolución final sobre el reconocimiento de los Testigos de Jehová como un conjunto extremista y su funcionamiento en Rusia.

La organización internacional de los Testigos de Jehová, que cuenta con 8 millones de seguidores a nivel del mundo, tiene ciento setenta y cinco mil seguidores en Rusia. “Para nuestros ciento setenta y cinco mil seguidores seguramente llega el periodo más alarmante de su vida”, comentó Vasily Kalin, presidente del comité directivo de la sede rusa de los Testigos de Jehová.

“Si el Ministerio de Justicia se sale con la suya, los fieles pueden enfrentarse [a penas de] hasta diez años de cárcel”, aseguró, y añadió que el reconocimiento de la organización como extremista va a conducir a la confiscación de los recursos pertenecientes a la comunidad.

¿Una secta?

La sede primordial de la organización está al cargo de la dirección de las filiales en el territorio ruso. A nivel regional, los Testigos de Jehová con frecuencia tienen inconvenientes con la ley, se les imponen multas por posesión de materiales extremistas o bien se les ordena judicialmente el cierre de sus centros.

Conforme con el Ministerio de Justicia ruso, en el periodo del ocho al veintisiete febrero se hizo una inspección no programada de su actividad que descubrió que la organización viola reglamentos y contraría la legislación rusa en el campo de las acciones contra las actividades extremistas.

Muchos consideran a los Testigos de Jehová como una secta e inclusive una ‘secta totalitaria’. “En contraste a las sectas tradicionales como los bautistas, los Testigos de Jehová controlan fuertemente a los miembros de su comunidad, limitan sus derechos civiles, regulan todos y cada uno de los aspectos de su vida, los engañan a lo largo del reclutamiento y los explotan“, mantiene Alexánder Dvorkin, maestro y especialista en religiones, convocado por RIA Novosti.