Sacerdote violó a más de 100 niñas. Mira lo que el padre de una de ellas le hizo al maldito

El pueblo de Guanajuato está de luto, puesto que la Segregaría de Seguridad Pública y la Segregaría de Educación se hallan efectuando una investigación por los abusos físicos de más de cien pupilas menores, del Instituto Atenas de Irapuato. El responsable: el sacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez.


El sacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez se hallaba afiliado a esa corporación educativa, puesto que era una escuela católica; no obstante, no era una parte del listado de maestros. Esto levantó muchas sospechas.
A lo largo de la investigación la directiva Carmen Carbajal Méndez declaró que ciertamente, el sacerdote Villegas no era profesor, mas si efectuaba tareas como guía espiritual. Algo como un sicólogo que atendía a los pequeños. Las autoridades sospechan que de este modo fue como el sacerdote comenzó con los abusos contra los menores.


La investigación asimismo descubrió que el presunto responsable se hallaba inhabilitado para la práctica sacerdotal, en tanto que en el año dos mil doce se descubrió que tenía una hija.
Tras ciertos meses de suspensión el sacerdote se incorporó a la escuela y a los tres meses comenzaron las demandas y los abusos.


La primera fue una pequeña menor, estudiante del instituto de monjas de Irapuato, quien aseguró haber sido abusada en el piso de la iglesia frente al altar, una vez que el sacerdote ordenó a todos y cada uno de los monaguillos presentes que saliesen del sitio.


En poquitos meses el sacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez, miembro del Instituto de Monjas de Irapuato, ya había abusado de más de cien pequeñas de entre trece y quince años de edad. En la mayor parte de los casos las menores venían de familias de escasos recursos, que no contaban con los medios de tipo económico para presentar una demanda.

Una de las víctimas confesó que ese sacerdote tenía tres meses abusando de ella, haciéndolo toda vez que iba a confesarse, todos cada viernes.

“A mí y ciertas de mis compañeras nos afirmaba que para hacer feliz a dios debíamos hacer todo cuanto deseaba y que debíamos tragar su semen por el hecho de que era el espíritu beato, si no lo hacíamos dios nos castigaría”, afirmó la víctima.

Pese a que a veces precedentes, el sacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez ya había sufrido fuertes acusaciones de este género, por alguna razón la Iglesia Católica se esmeró por resguardarlo, sobornando a quien fuera preciso para esconder el delito del sacerdote Villegas.
Por otra parte, las conexiones políticas y de narcotráfico de este sacerdote le habían garantizado cometer sus delitos sin ser perseguido por las autoridades. Mas eso, por suerte está a puntito de mudar.


Incomprensiblemente gran parte de la población se ha manifestado apoyando al sacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez. Fieles fieles que de veras consideran que ese sacerdote es inútil de cometer un abuso de esa magnitud.


Por otra parte, el enfurezco y la indignación que ha provocado este caso ha motivado a que uno de los progenitores de las víctimas pagase ciertos anuncios espectaculares para propagar la imagen del sacerdote, su objetivo es que los progenitores de otras víctimas lo reconozcan, que no tengan temor y se aproximen a las autoridades a denunciar sus crímenes.


No es la primera vez que en México, los políticos y la población resguardan los abusos de ciertos sacerdotes.


BASTA DE LOS ABUSOS. NO PODEMOS SEGUIR PERMITIENDO ESTA CLASE DE DELITOS. SI TE ENTERAS DE ALGÚN CASO SIMILAR ¡DENUNCIA! TU SILENCIO ES SU COMPLICIDAD.