Un sacerdote mexicano abusó sexualmente de más de 100 niños indígenas en Oaxaca

Autoridades eclesiásticas habrían protegido a un sacerdote que violaba a menores de comunidades indígenas de la sierra oaxaqueña del sureste de México.

El sacerdote Gerardo Silvestre abusó sexualmente de más de cien pequeños de la sierra indígena zapoteca del estado mexicano de Oaxaca.

Tras continuar en cárcel desde noviembre del dos mil trece, fue declarado culpable de pedofilia clerical por el delito de corrupción de menores de dieciocho años, conforme con el semanario ‘Proceso’.

El diario ‘Milenio’ cuenta que desde el dos mil seis empezaron las primeras demandas por casos de pedofilia en la parroquia del pueblo serrano de la ciudad de Santiago Camotlán, de donde Silvestre fue trasladado a otras comunidades, donde prosiguió abusando de menores.

El reportaje titulado ‘Silvestre. Pedofilia clerical en Oaxaca’, estrenado en el mes de octubre del dos mil dieciseis, muestra testimonios de pequeños y jóvenes que denuncian “caricias indecentes” por la parte del cura; entonces los invitaba a tomar y después los llevaba al curato para tener relaciones íntimas con ellos.

En vez de castigar al cura Silvestre, la Archidiócesis de la zona de Antequera-Oaxaca, al cargo del Arzobispo José Luis Chávez Botello, castigó al conjunto de sacerdotes que denunciaron formalmente a Silvestre por pederasta.

“En vez de hallarme con un prelados que afirma ‘vamos a investigar’, me encuentro con alguien que te para en seco. Eso hicieron a los otros 9 sacerdotes que trataban de buscar una solución a la injusticia para solucionar una problemática de daño a los pequeños”, asevera en el reportaje el exsacerdote Alberto Athié, quien destaca que en la Iglesia católica hay una forma sistemática de resguardar a los abusadores.

Los sacerdotes denunciantes mandaron una carta al Vaticano, mas no recibieron apoyo.

El Foro de discusión Oaxaqueño de la Infancia (Foni), organización que trabaja por los derechos de la niñez, espera que ahora se dicte sentencia contra el clérigo; además de esto, demanda que el Arzobispo de Oaxaca dé una excusa pública sobre el caso y se repare el daño a los pequeños, quienes en la temporada en la que fueron abusados, tenían entre once y trece años.

“El reportaje, aparte de probar la práctica y sistemática de un delito espantoso, exhibe el colonialismo que todavía predomina en Latinoamérica”, publica el lugar Aristegui Noticias.